La Huella Digital. Nuestra proyección sobre Internet.

El uso de Internet, mucho se especula sobre ello hoy, de cómo influye en la sociedad actual y en nuestras vidas. Pero ¿cómo es nuestra influencia sobre ella? La huella digital es el rastro electrónico que dejamos cuando utilizamos Internet, siendo registradas cada una de nuestras acciones, como las búsquedas, los blogs, los comentarios en las redes sociales, las fotos y toda la información personal que se encuentra en la red, conformando un reservado electrónico que compone nuestra huella digital.

 

La huella digital o esos pequeños ras­tros electrónicos son los que nos definen como ciudadano virtual. Siendo importante entonces, crear una huella digital que precise realmente quiénes somos, de forma auténtica, positiva y única, mediante la creación de un contenido real, seguro, útil y constructivo.

Es importante tener en cuenta que toda la actividad virtual es acumulativa, no se borra y va conformando la huella digital, cuando subimos algo a la red, pensando a veces en un públi­co específico y en un momento determinado, sin tener en cuenta que, en ocasiones, el público o el momento cambian y lo publicado puede volverse incómodo. También en el mundo virtual cualquier persona puede rastrear nuestros datos, por tanto, crear una imagen virtual lo más cercana a la realidad y evi­tar participar en activida­des que puedan avergonzarnos o perjudi­carnos, pueden ser la vía para un futuro sin arrepentimientos digitales.

Una forma de conocer si nuestra huella digital es lo que deseamos o no, puede ser mediante la investigación de los rastros que hemos dejado a lo largo de la vida virtual, buscando el nombre, dirección de correo electrónico, etc. Cada vez somos más pro­pensos a dejar rastros electrónicos que ponen en riesgo nuestra privaci­dad.

Un número importante de universidades y compa­ñías tienen como política buscar y verificar la in­formación en la red de los candidatos que optan por becas o puestos de trabajo, con el objeti­vo certificar la información, por ejemplo sobre nuestros gustos o saber cómo nos compor­tamos fuera del ambiente es­tudiantil o laboral.

Resulta casi imposible eli­minar o desaparecer ras­tros de nuestra huella digital y una vez que está en la red la información es pública. Sin dudas la huella digital puede llegar a definirnos, cuidarla puede constituir una vía para garantizar un futuro mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *