por

Todo empresario debe dejarse asesorar

“Cuatro ojos ven mejor que dos”, reza un viejo proverbio. Qué no verán seis, ocho… Por eso, a lo largo de toda la historia de la Humanidad, siempre han existido personas especializadas  en complementar con sus conocimientos las labores de otros. Desde las leyendas más antiguas escuchamos sobre los consejeros reales. Todo empresario debe dejarse asesorar, entonces, pues no son la excepción. Y para eso existen las entidades especializadas en la Asesoría para empresas.

Entre los oficios o profesiones más antiguas está el de asesor. Los césares romanos siempre asociaban a los gobernadores de sus provincias uno o más jurisconsultos que con sus pareceres y saberes ayudaban a estos a dictaminar con la mayor sabiduría posible sobre diversas causas. Esta iniciativa fue imitada posteriormente por los reinos medievales europeos resultantes del desmembramiento del Imperio Romano de Occidente.

En el presente, casi todos los campos de la vida, el arte, los negocios, la política, existen entidades y personas dedicadas al ofrecimiento de asesorías y consultas. En nuestro campo empresarial nos podemos valer de asesores jurídicos especializados en Derecho Mercantil, asesores financieros y asesores mercantiles. De ellos podemos adquirir esas segundas miradas que adviertan aristas obviadas en nuestros procederes, decisiones y estrategias.