Cómo pasé de vivir de vender generadores inverter a ser blogger profesional

Digamos que vender cosas no es exactamente lo que un joven soñó hacer toda su vida. Y que me lo digan a mí, que pasé de vender esto a dedicarme a escribir en Internet.

El menos, repito otra vez, no es lo que un joven como yo, querría hacer, es posible que a alguien le gustara la idea, a pesar de que otras opciones tocan a la puerta de cada uno de nosotros en pleno siglo XXI.

Resulta que el hecho de haber vivido después de los años ´80 me convierte en lo que se ha denominado un nativo digital o al menos un inmigrante digital. Ello justifica que la pasión por las computadoras, las redes, el internet, los blogs, la multimedialidad, hipermedialidad, interactividad e hipertextualidad inundaran mi vida desde hace mucho tiempo.

No obstante uno no anda con una PC en la mano y mucho menos le cae del cielo. Primero hubo que trabajar, ganarse la vida para poder adquirir sin molestar a los padres nuestra propia compu, y pagarnos el acceso a internet.

Y ahí precisamente entra mi tiempo como comerciante que duró apenas unos tres años pero además de enseñarme las mañas del comercio, introdujo cierta inclinación por vender y proponer equipos que de verdad las personas necesitaran y no cualquier baratija en este mundo de consumo.

La venta del generador inverter fue por mucho tiempo mi sustento y debo confesar que se recuerda con nostalgia, sobre todo porque sabía que resolvía un problema o necesidad a compradores.

Aunque con precios un tanto elevados, los generadores inverter ofrecen la garantía de un producto óptimo, bueno, y no un invento de esos que a los tres días ya no funciona.

Después de esos años como comerciante llegué al mundo digital, a esa sociedad de la información a la que uno entra sin vuelta atrás, y para hacerme un lugar en ella, construí mi propio blog.

Se ha dicho por ahí que un blog es como un hijo al cual hay que prestarle atención. Un blog es como una ventana al mundo por la que nos asomamos y a través de la cual nos miran. En el mío vuelco ideas cada día, y dejo un espacio de vez en vez, para volver a los generadores inverter.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *